¿Por qué preocuparse por el bienestar de los peces?

El bienestar de los peces tiene un impacto en la biodiversidad, en la salud humana y en la sostenibilidad empresarial. 

 

Preocuparse por el bienestar de los peces quiere decir….

Debido al impacto que el bienestar de los peces puede tener en nuestro mundo, creemos que abogar por un mayor bienestar es lo correcto tanto para la industria, como para el medio ambiente, como para los peces.

01

Una Industria Próspera

Peces con mayor bienestar incrementan la eficiencia, la resiliencia de las empresas, y la satisfacción del trabajador.

02

Una Sociedad Más Sana

Peces con mayor bienestar ayudan a crear sociedades más sanas con mayores estándares de seguridad alimentaria.

03

Un Medio Ambiente Sostenible

Peces con mayor bienestar aseguran la conservación de los ecosistemas locales, de la flora, y de la fauna.

04

Mejores vidas para los peces

Se estima que cada año nacen 73-180 mil millones de peces en cautiverio, lo que los convierte en el grupo de vertebrados más numeroso de la industria de producción animal. Un mayor bienestar de los peces se traduce en mejores vidas para miles de millones de peces en granjas y salvajes. 

 
Image by Nandhu Kumar

Una Industria Próspera

Resiliencia Empresarial

Peces con mayor bienestar son el futuro de la industria.

El mundo está cambiando: Las personas cada vez se preocupan más por el bienestar animal, por el origen de los productos que consumen, así como por las prácticas industriales que promueven a través de sus compras (Conte, 2014Lai et al., 2018Buller et al., 2018). Con más posibilidades que nunca, los consumidores pueden escoger entre la proteína animal o nuevas alternativas. La única forma en que los productores de mariscos y peces puedan mantenerse competitivos en este mercado dinámico es ofreciendo productos de mayor calidad, orientados al bienestar animal.

 

Los mercados globales, como la Unión Europea, ya han introducido normativas mínimas para el bienestar y el trato humanitario (German Federal Agency for Agriculture and Food, 2020; Buller et al., 2018). La exportación a estos países requiere que el bienestar sea un pilar básico de la producción.

 

Introducir mejores estándares para el bienestar marca la diferencia entre un líder y un rezagado en este movimiento en crecimiento. La rentabilidad y la resiliencia del sector acuícola reside en productos orientados al bienestar.

Productividad y Eficiencia

Los peces con mayor bienestar tienen tasas de supervivencia mayores, aumentando así la eficiencia de la operación.

Incrementar el bienestar y mejorar la eficiencia están muy correlacionados. Una producción más eficaz refleja a menudo una mejor salud animal. Esto es debido a que las poblaciones de peces infestados con diferentes enfermedades tienen tasas de mortalidad mucho más altas, lo cual reduce su rendimiento. 

 

Las granjas que mejoran el bienestar reportan menos agresiones, una reducción de daños en las aletas, mejoras en las tasas de crecimiento y mejoras tasas de conversión alimenticia (Stewart et al., 2012Schneider et al., 2012). Un estudio demostró que la introducción de aireadores para incrementar la calidad del agua aumenta las tasas de supervivencia en un 43% aproximadamente, lo cual incrementa las ganancias (Qayyum et al., 2005).

 

Un transporte y un manejo apropiados reducen las tasas de estrés y de mortalidad (FAO, 2008). Se ha observado que  reducir el sufrimiento y el estrés durante el sacrificio al mínimo posible no solo asegura el bienestar del animal sino que también una mayor calidad del producto (Holmyard, 2017).


Los productos orientados al bienestar son también más apreciados por los consumidores, quienes están dispuestos a pagar más por las opciones con bienestar animal (Lai et al., 2018; Eurogroup for Animals, 2018BENEFISH Final Activity Report, 2010). Al mejorar el bienestar, los productores no solo mejoran su eficiencia sino que pueden vender sus productos a precios premium y así aumentar sus ganancias.

Trabajo Satisfactorio

Peces con mayor bienestar se traducen en trabajadores más felices.

Los trabajadores en las granjas saben que los peces sufren y que las mortalidades se pueden reducir aumentando el bienestar (Adams, 2019). Varios trabajadores nos han contado que tienen una preocupación genuina por los peces y que les gustaría ver mejoras en su bienestar en sus piscifactorías. Reconocen la importancia de mantener niveles apropiados de densidades así como agua de buena calidad y se preocupan por la aparición de enfermedades en las piscifactorías (Read, 2008). Preocupándose por el bienestar de los peces, los trabajadores esperan que las operaciones en las piscifactorías generen menos sufrimiento. 

 

Las pautas operativas que incluyen un mayor bienestar permiten a los trabajadores mejorar las condiciones de los peces. Los trabajadores pueden así contribuir a mayores tasas de supervivencia lo cual incrementa el sentido de logro laboral. Un mayor bienestar es pues el punto inicial para operaciones más respetuosas con los peces y para los empleados que creen en su trabajo. 

 

Una Sociedad Más Sana 

children-1822704_1920.jpg

Seguridad Alimentaria

Los peces con mayor bienestar son peces más sanos que combaten patógenos de forma más efectiva.

Los productos finales de las granjas pueden contener bacterias, virus, biotoxinas y parásitos (EFSA, 2008). La presencia de estos productos dañinos se ve afectada por una deficiencia en el bienestar de los peces. Un bienestar pobre suprime las funciones inmunes, intensifica el crecimiento de patógenos y aumenta la susceptibilidad de los peces a infecciones microbianas (EFSA, 2008EFSA, 2009). Un estrés prolongado también aumenta el crecimiento bacteriano post-sacrificio (EFSA, 2009).

 

Para combatir esto, los peces son tratados con antimicrobianos, los cuales tienen sus riesgos sanitarios. Los antimicrobianos promueven el desarrollo de cepas de bacterias ultra-resistentes, que pueden pasar del pescado a los humanos (EFSA, 2008RUMA Alliance, 2007).

 

Mejorar el bienestar de los peces disminuye el estrés negativo y mejora las funciones del sistema inmune. Consecuentemente, mayor bienestar reduce la necesidad de antimicrobianos, disminuye el crecimiento de bacterias y limita su propagación. Como resultado, mejora el bienestar de los peces apoya el bienestar animal y seguridad alimentaria.

Control de Enfermedades

Los peces con mayor bienestar tienen menos enfermedades y parásitos.

Los patógenos y los parásitos se propagan entre peces salvajes y de piscifactoría (Naylor, 2005). Esto ocurre cuando los peces cautivos escapan, cuando los peces salvajes migran cerca de las piscifactorías, o cuando los peces salvajes tienen contacto directo con los de la granja a través de las jaulas marinas. 

 

La combinación de presencia de patógenos y de peces estresados conlleva a brotes de enfermedades. La mayoría de los brotes se relacionan con un bienestar pobre, con malnutrición, poca vigilancia de su salud, estrés por el transporte y malas condiciones de crianza (Aslesen et al., 2009McClure et al., 2005).

 

En las piscifactorías, la propagación de enfermedades puede provocar dificultades financieras, desabastos, e incluso, el fracaso de la industria (Arthur & Subasinghe, 2002). El coste global de los brotes en la industria de la acuicultura se estima en $6 mil millones de dólares por año y son el mayor punto de ruptura de la estimación de crecimiento del sector (Stentiford, 2017).


Un mayor bienestar de los peces reduce el estrés y la susceptibilidad a las enfermedades. Esto ayuda a prevenir infecciones y minimizar los brotes de enfermedades. Además, al mantener los peces de piscifactoría sanos, se ayuda a proteger los ecosistemas locales (ver Un Medio Ambiente ).

 

Un Medio Ambiente Sostenible

Vías Fluviales Limpias

Un mayor bienestar mantiene a los ecosistemas y al medio ambiente sanos.

Las aguas residuales sin tratar de las piscifactorías son tóxicas, degradan el medio ambiente, y pueden alterar los ecosistemas (Adams, 2019). Las aguas residuales contribuyen significativamente a la eutrofización, causando la floración de algas y zonas muertas oceánicas (Global Aquaculture Alliance, 2019). Las aguas residuales de piscifactoría también contienen antimicrobianos, que puede conducir a problemas de salud si son ingeridos por humanos. 

 

Mejoras en el bienestar de los peces reduce los efectos perjudiciales de las aguas residuales:
 

  1. Un sistema de alimentación adecuado reduce la agresión, mejora las tasas de conversión alimenticia y deja menos restos suspendidos en el agua (Miller & Semmens, 2002d’Orbcastel, 2009).
     

  2. Densidades de peces adecuadas y menor hacinamiento mejoran la eficiencia alimenticia y favorece mejores tasas de conversión alimenticia (Santos et al., 2010).
     

  3. Peces menos estresados tienen un mejor funcionamiento del sistema inmune (McClure et al., 2005), lo que reduce la necesidad de antibacterianos. En consecuencia, menos antibióticos terminan en el ambiente.

Salud de los Ecosistemas

Un mayor bienestar asegura la conservación de especies locales

La acuicultura que no está orientada al bienestar afecta negativamente a los ecosistemas de tres formas:

  1. El alimento difuso cerca de las granjas atrae a los peces salvajes. Esto, a su vez, atrae otros peces de mayor tamaño o mamíferos depredadores (Miller & Semmens, 2002) que pueden ser perjudiciales para las operaciones en la granja y que pueden dañarse a sí mismos quedando enredados en equipo de la piscifactoría (Barrett et al., 2018).
     

  2. Es 16 veces más probable que los peces salvajes colectados cerca de las granjas tengan enfermedades y parásitos. Estas enfermedades se transmiten fácilmente entre los peces salvajes y los cautivos (Barrett et al., 2018).
     

  3. Los peces escapan frecuentemente de las granjas y amenazan a las especies locales debido al entrecruzamiento, competiendo por los recursos, y propagando enfermedades y parásitos (Flatt & Ryan, 2017).

Un bienestar óptimo de los peces en las granjas disminuye la mayoría de estos riesgos. Bajo un buen bienestar, los peces comen más eficientemente, y hay una menor difusión de alimentos que atraiga los peces salvajes (Miller & Semmens, 2002). Los peces son menos susceptibles a las infecciones y a los parásitos, reduciendo así la probabilidad de enfermar a las poblaciones salvajes (Naylor & Burke, 2005). Asimismo, si los peces tienen niveles bajos de estrés se reduce la probabilidad de que intenten escapar (Cerqueira et al., 2020 & 2017). 

 

Peces con Mayor Bienestar

Image by Diego Guzmán

Peces de cultivo

Mayor bienestar es lo mejor para los peces.

La acuicultura es la industria alimenticia que más está creciendo alrededor del mundo, actualmente más del 50% del marisco y el pescado consumido proviene de granjas (Ritchie & Roser, 2020). En las granjas, entre 73 y 180 mil millones de peces son criados en cualquier momento dado (Fishcount, 2019). En el futuro, es muy probable que la acuicultura se expanda mucho más y produzca la mayoría de los mariscos y el pescado consumido.

 

Aun así, muchos peces criados en las granjas continúan sufriendo mucho. Los problemas relacionados con la falta de bienestar incluyen enfermedades, aglomeraciones, un manejo incorrecto, una calidad del agua pobre y la imposibilidad de realizar comportamientos naturales (Animal Charity Evaluators, 2019Fish Welfare Initiative, 2019). En consecuencia, en la mayoría de piscifactorías los peces son expuestos a estrés constante y se tiene unas tasas de mortalidad altas (Ashley, 2007).

 

Este sufrimiento es inaceptable porque los peces son seres capaces de sentir dolor tanto como los animales de granja terrestres (e.g. Brown, 2014Braithwaite, 2010Riberolles, 2020; Babb, 2020). Incluso cuando no hay un requerimiento legal, tenemos la obligación moral de proporcionarles una vida que valga la pena vivir. Para tal fin, una crianza humanitaria, transportación adecuada y unos métodos de sacrificio que minimicen el sufrimiento son esenciales. 

Conservación de los Peces Marinos

Dar un mayor bienestar a los peces en las granjas se traduce en menos peces salvajes capturados.

Uno de los argumentos clave a favor de la acuicultura es que reduce la presión sobre los peces salvajes. Aun así, la realidad es que la acuicultura incrementa la sobrepesca debido a que los peces salvajes son usados como alimento para peces o para aceite de pescado. 

 

Los peces carnívoros en las granjas consumen una gran cantidad de comida con pescado y aceite de pescado (Naylor & Burke, 2005), dicha producción constituye casi el 70% de la pesca (Changing Markets Foundation, 2019). La producción de comida de pescado y de aceite de pescado impacta a los ecosistemas a través de la modificación de los hábitats, del colapso de las redes alimentarias, y de la introducción de especies no nativas (Changing Markets Foundation, 2019Deutsch et al., 2007). Asimismo, el colapso de las redes alimentarias y la eutrofización diezma las poblaciones de peces salvajes. Muchas comunidades costeras dependen de las pesquerías y estos declives en las poblaciones amenazan su medios de subsistencia (Changing Markets Foundation, 2019Wijkström, 2009).

 

Mejorar el bienestar de los peces en las granjas a través de la gestión de la alimentación disminuye el estrés y contribuye a que los peces se alimenten de una forma más eficiente (Martins et al., 2012). Como resultado, los peces necesitan menos alimentos para mantener un peso comercializable. Menos alimentación significa que menos peces salvajes son requeridos y en consecuencia se mitigan los impactos de la sobrepesca. 

FISH WELFARE INITIATIVE